8 meses ago

Semana Santa Málaga 2017 – Pregón

F. Javier Jurado Carmona “Coco”

1 de abril de 2.017

Dedicatoria: A mis Padres. A Tatin, Marta y nietas, mi ser. A mi familia, mi alma. A mis amigos, mi vida. A ti, por tus palabras y silencios, mi Amor.

¡Prevenidos.!

Anunciamos tu muerte.

Proclamamos tu Resurrección.

Ven Señor, Jesús.

Con la venia, Málaga.

Málaga está prevenida, Málaga está preparada, los cofrades a sus puestos, nuestro escenario malagueño presenta sus reposteros de gala y solemnidad, sus actores, los malagueños, escenifican su encuentro con la cruz de la pasión bajo un cielo azul, palio de Amor, estrellas y ángeles. Todo por tu Amor. Del jardín de los aromas he traído de nuestras cofradías, sus flores en friso de presencias.

La herencia nazarena es transmitida con celo abriendo el libro de los recuerdos, siempre presente aquel Cachito de gloria que no pudo ser nazareno porque muy niño se fue al cielo.

Todos a sus puestos… voz de televisión. Prevenidos…

Prevenida la calidez de las calles con las esquinas encogidas y los balcones empinados.

Prevenido el asfalto, enajenado de caucho y ávido de gotas de penitencia.

Prevenido el olor a naranjos del Compas de la Victoria y Cortina del Muelle. Palio verde de la Avenida de los Tronos, claveles cautivos, buganvillas de dolor, corchos de Gibralfaro, lirios de Puerta Oscura.

Prevenidos jardines efímeros de la primavera abrileña.

Prevenidos badajos de la Encarnación desde sus horas canónicas hasta el vuelo mayor de la Pascua.

Prevenidos suspiros y lágrimas de recuerdos imperecederos.

Prevenidos asideros de Cruz Guía para marcar el camino del recorrido procesional, aquí sin carreras ni bullas, pasito corto, mecida larga, hombro de trono y mirada al cielo.

Prevenidos en la venia a limones “cascarúos,” paladares de torrijas, palillos de leche y hornazos del Viernes Santo.

Prevenidas capas damasco, terciopelos de pasión, ruan de penitencia.

Prevenidas voces del Novio de la Muerte, Salve Marinera, porque la Muerte no es el Final.

Prevenidos alfileres y lancetas de rostrillo para enmarcar la pasión y la pureza.

Prevenidas esquinas de Fajardo, Echegaray, Álamos, Pozos Dulces, hasta vivir cercanías en la cuesta de Carrión y Rampas de la Aurora.

Prevenidos tinglaos efímeros, de hormigón, casas de culto.

Prevenido Sanedrín del Paraíso y patio de butacas.

Prevenidos capirotes nazarenos, porque en Málaga es tradición y hasta deber estrenar el capirote, usarlo solo una vez.

Prevenidos rezos de Servitas, voces conventuales, Gaudeamus de coral.

Prevenida la aurora del puente, el Marqués de la calle, adoquines de San Agustín.

Prevenidos Patio de Cadenas y naranjos para venias catedralicias.

Prevenidas coronas y cetros, espinas y platas, sangre y oros, lágrimas y cristal.

Prevenidos martillos en madera de limón con raíces de azahar, cómplices del bronce para sonar a Málaga.

Prevenida madrugada del Lunes Santo para el Señor de Málaga que sea igual a la ida que a la vuelta.

Prevenidos cornetas y tambores, bandas, agrupaciones, nazarenos del pentagrama, banda sonora de la Semana Santa de Málaga.

Prevenidos los veinticinco escalones de la Tribuna del Pueblo pulso cofrade de Carretería.

Prevenidas doble Curva de Gálvez y Café Madrid.

Prevenidas andas de traslados, estreno de calles, cofradías de barrio y en barrios.

Prevenida puerta de los Mártires, arco de San Julián, punto ojival de San Pablo.

Prevenidos para el repullo, farolas de calle Larios

Prevenidos: balcones de admiración, sillas de abono, pretil legionario del muelle Guadiaro, uniformes de gala, corbatas negras, mantillas de rigor, besos de admiración, abrazos en devoción.

Prevenidos pies de Dios, hombros de Jesús, hijos de María, prevenidos para prender el sol, encender estrellas y llenar la luna.

Prevenida la belleza y realeza de vírgenes dolorosas del padrón malagueño y por eso, tierra de la Madre de Dios

Prevenidos para vivir Málaga mañana, tarde, noche y madrugada, para soñar momentos inquebrantables de hermandad.

Prevenidos para componer otro capítulo de historia, otro año de pasión popular en el mejor espacio escénico de gloria en la pasión, Málaga, con malagueños protagonistas de nuestra realidad. Cristos lacerados en su pasión, crucificados, muertos en el árbol de la vida, resucitado desde Sepulcro conventual.

Con los mejores actores de nuestra realidad pasionista: los malagueños.

En siete días de júbilo, luto y resurrección,

recuerdos en ausencias, encuentros familiares,

hombre con hombre y hombro al varal,

nazarenos de capirote, penitentes y cofrades,

nubes de incienso, aromas de calles,

devoción en miradas, plegarias del alma.

¡Porque esto, señores, es Málaga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *